El diputado Oscar Ronderos cuestionó que desde el Ejecutivo y sus representantes en el interior del país sigan operando con la «improvisación y la piratería» como políticas de Estado

El diputado de la Asamblea Nacional, Oscar Ronderos, aseguró que es urgente retomar el proyecto conjunto con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD) para solventar la crisis eléctrica en varias zonas del país, especialmente Nueva Esparta.

La solicitud de Ronderos se da luego de una serie de apagones en la isla de Margarita durante el fin de semana, luego de una falla registrada en la planta Juan Bautista Arismendi.

El proyecto al que hace referencia el diputado fue planteado por el Grupo de Boston, ente que reúne a diputados y exdiputados del chavismo y de varios partidos de oposición, en 2019 ante la Asamblea Nacional con el objetivo de recuperar el sistema eléctrico en varias zonas problematicas del país, luego de los grandes apagones que se registraron ese año.

Para ello se esperaba la aprobación de un proyecto de ley, bajo una modalidad de mecanismo de asistencia financiera y técnica del PNUD y la CAF, por la emergencia humanitaria del sector eléctrico pero nunca se aprobó en segunda discusión, en particular por la falta de respaldo del organismo financiero.

El diputado Ronderos cuestionó que desde el Ejecutivo y sus representantes en el interior del país sigan operando con la «improvisación y la piratería» como políticas de Estado. «Politizan la crisis y no dan paso a quienes tienen soluciones».

Además, dijo que los apagones demostraron la «incompetencia del protector, diputado y ahora candidato a la gobernación para solucionar los problemas de nuestra gente de Margarita. Sigue improvisando y por ello han regresado los apagones a la isla. Sabemos que sin la cooperación internacional, no veremos mejoras».

Ronderos insistió que con estos proyectos se podría recuperar el sistema eléctrico en el estado. «Estamos apostando a garantizar el servicio de electricidad a todos en Margarita, sin importar color político».