El diputado a la Asamblea Nacional, Edgard Raúl Leoni, denunció el caos, desidia y crisis en los servicios públicos en la capital venezolana frente a la pretensión  innecesaria del gobierno de imponer las leyes comunales.

Leoni, acompañado de Ambar Arias, SubSecretaria Femenina Nacional de Acción Democrática y Miguel Quiroz, Secretario Sindical Nacional, aseguró que “hemos visto con preocupación un despliegue de recursos para pintar la autopista cuando no hace ningún bien real para los caraqueños. Tenemos parroquia como Caricuao que pasan de 15 a 20 días sin agua, o sectores como Los Magallanes de Catia que pasan hasta más de un mes sin el suministro hídrico”.

En ese sentido, enfatizó que “como pretendemos luchar contra la COVID-19 si ni siquiera tenemos el líquido para lograr el lavado de manos. No hay recursos para surtir de agua la capital pero si hay un despilfarro para poder hacer latonería y pintura a las vías medio transitadas”.

Por otro lado, detalló que las bombonas de gas las están vendiendo en 10 dólares para la recarga y si es nueva, entre 25 y 40 dólares. “Eso son contar el tema del servicio de recolección de basura, cuando el hospital de Los Magallanes de Catia no se puede ni caminar por la cantidad de desechos que hay, poniendo en riego la vida de los pacientes en medio de esta pandemia que está ocurriendo”, aseveró.

Ante ello, propuso al gobierno nacional dejar de usar los recursos del estado para obras innecesarias y destinarlos a la atención de las verdaderas necesidades de los caraqueños “y si no saben cuáles son, entonces deben sentarse con las asociaciones de vecinos y los consejos comunales para que se atienda verdaderamente al pueblo”.

Hay que legislar los verdaderos problemas de los venezolanos.

El diputado Edgard Raúl Leoni hizo un exhorto a la bancada oficialista a legislar los verdaderos problemas de los venezolanos “en estos momentos deberíamos estar discutiendo sobre salud, salarios, la reactivación de la economía del país”.

Por último, llamo a evaluar la reactivación de las juntas parroquiales “si quieren lograr mayor acercamiento de los gobiernos a la gente, no tiene sentido hacerlo con esas mal llamadas leyes comunales sino con la descentralización”.